Inteligencia Emocional


Inteligencia Emocional

La Inteligencia Emocional puede ayudarnos con frecuencia ante situaciones conflictivas o ante la toma de decisiones. Los sentimientos bien utilizados no dificultan la toma de decisiones, no son impedimentos para nuestra felicidad, sino que al contrario constituyen la forma más idónea de progresar y crecer psicológicamente.

 

Las emociones nos pueden ayudar a razonar de forma inteligente y a tomar las decisiones correctas. Hay que dejar de dirigirse al por qué para dirigirse hacia el para qué.

 

Lo ideal es sacar una enseñanza positiva de todo, incluso de las situaciones negativas, esto lo favorece el hecho de que la actitud sea positiva ante lo evidentemente negativo.

 

La Inteligencia Emocional es la capacidad de aplicar la conciencia y la sensibilidad para discernir los sentimientos que subyacen en la comunicación interpersonal, y para resistir la tentación que nos mueve a reaccionar de una manera impulsiva e irreflexiva, obrando en vez de ello con receptividad, con autenticidad y con sinceridad.